dissabte, 12 de gener de 2013

PROGRAMA 23: COSECHA 2012..

Ponemos a tú disposición una nueva edición de la República Invisible.  Primer programa del recién estrenado 2013 en el que hemos tenido la original idea de destacar lo mejor de la cosecha del finiquitado 2012.  Pedimos disculpas por adelantado por el hedonista ejercicio de subjetividad que determinará la selección de los temas de esta entrada.  Trataremos de condensar en poco menos de una hora de programa un repaso a las mejores canciones, los discos más destacados y los conciertos más memorables del año pasado.  

Uno de los discos que más nos ha pillado por sorpresa es Lonerism, de los australianos Tame Impala. Y es que su última referencia te pone en órbita a base de bien.  Se trata de un alucinógeno compendio de psicodelia que contiene gemas como "Feels Like We Only Go Backwards" (candidata preferente a mejor canción del año-de visionado oligado el video del tema).  

También muy esperado el nuevo larga duración de los Black Keys, El Camino. Quizás están un tanto sobrevalorados, pero el dúo yanki lleva años sacando grandes discos y evolucionando sin parar.  La escalada comercial imparable, que los sitúa en ligas mayores, y los parabienes de la crítica, sorprendente consenso general al respecto, los sitúa en la cresta de la ola.  La verdad es que tienen un olfato y una clarividencia a la hora de componer canciones de doce sobre diez.  La prueba está en "Lonely Boy" (Queéééé!!!! Aún no has movido tus caderas a ritmo de este temita??? A qué esperas puessss....!!!!) es un single redondo. Incontestable.

Los Wilco también han editado nueva referencia este pasado año.  The Whole Love, título del artefacto en cuestión, aleja aún más a Wilco de la experimentación de discos pretéritos, consolidándolos cada vez más como lo que son: una banda de pop mayúscula con mucho gusto por el detalle y los acabados (quizás se benfician de trabjar en su propio estudio y de la autroproducción).  Lo cierto es que a cada nueva escucha el disco rebela capas y más capas de orfebrería pop artesanal.  Su primer single de adelanto I Might es un buen ejemplo de lo que podemos encontrar en sus surcos.

Y de la confortable madurez de Wilco a una figura emergente que hecha chispas, Ty Segall. Twins, su última rodaja, no merece pasar desapercibido.  Garaje punk de alto voltaje, y The Hill, un hit impepinable.  Y es que Segall no ha parado este pasado 2012. También ha sacado disco conjunto con los White Fence (Hair), en el que une sus fuerzas con Tim Presley, otro geniecillo freak del que también hablaremos. Y no conforme, con su banda, monta Slaughterhouse, combo capaz de freírte las neuronas y trepanarte los tímpanos si es que te atreves a enfrentarte a ellos.  Ojito con los malos viajes que cortan el rollo, Mr Segall.  Esperamos verte pronto en nuestras salas, depravado.

A Tim Presley, mencionábamos...Sí, White Fence molan.  Y este año ha sido muy prolífico para sus flipados seguidores. Family Parfume (Vol1 / Vol2), doble álbum de garaje psych-folk bañado en LSD costa oeste, es un disco adorable en el mejor de los sentidos.  Registrado en un cuatro pistas y con sonido cuasi amateur, esconde en sus canciones la esencia de los mejores discos pop de la década mágica de los 60, arrebatos punk de sorprendente pureza y sobretodo, un gran conocimiento y amor por la música.  Agradecer a Tim presley y a su sello discográfico Birth Records, que hayan puesto en circulación el debut de dulcemente perversa Jessica Pratt, cantautora folk de San Francisco (qué les ponen en la leche a esta gente de la Bahía últimamente?).

Y claro, los grandes también se han sumado a la fiesta.  Bob Dylan, que sigue publicando discos imprescindibles que agrandan la leyenda, se descolgó con Tempest, disco de espíritu trovadoresco en el que hace lo que mejor se le da, explicar historias.  Esta vez se detiene en el hundimiento del Titanic, quizás en clara metáfora del signo de los tiempos.  Neil Young, que al igual que su admirado Dylan encara su sexta década en este mundo de la música, reunió a sus Crazy Horse y ha parido dos discos en poco más de seis meses.  El primero, Americana, diríase que es una suerte de calentamiento con el que el canadiense de paso homenajea toda la música tradicional de los Estados Unidos.  El segundo, Psychedellic Pill, muestra la faceta más conocida de los Crazy Horse, jams psicodélicas de largo recorrido sin principio ni final, adentrándonos en la bola sónica empapada en magma que es el sonido de Neil Young cuando se junta con su banda de garaje. Poneros sobre aviso: confirmada la publicación de disco en directo que recogerá algunas fechas de la gira de presentación de la Píldora Psicodélica.

En el apartado aniversarios, se ha celebrado el 45 aniversario del álbum de la Banana, de The Velvet Underground and Nico.  Solo decir que se ha editado un extenso y exhaustivo box-set que es una auténtica pieza arqueológica.  Otros que también soplan velas son los Stones, en activo 50 años después.  También destacar el 35 aniversario de la publicación del Nevermind the Bollocks, de los Sex Pistols.

Conciertos???!!!  Sin lugar a dudas, la reunión de The Dream Syndicate para conmemorar el 30 aniversario de The Days of Wine and Roses, su potente disco de debut.  También Thurston Moore, que fuera de la banda madre, sigue sacándole un sonido a su guitarra sobrecogedor; sin olvidar a John Cale, que presentó en Bcn su EP Extraplayful y adelantó alguna canción de su nuevo doble disco Shifty Adventures in Nookie Woods, salpicando el recital con clásicos reconocidos de su dilatada discografía y alguna que otra sorpresa en forma de recuperación de temas menos habituales.  Ah! Y Lisabö, que parten la pana y se dejan la piel encima del escenario.

Bueno, dadle al play y si creéis que hay alguna omisión flagrante o estáis en desacuerdo con alguna de las selecciones hacédnoslo saber republican@s.  Buena escucha!!!!